Limpiar la nevera en 5 pasos

 fridge-158792_640¿A quién no le ha pasado abrir la nevera varias veces con la esperanza de que aparezca algo nuevo? Es que el frigorífico es el corazón de nuestra cocina: conserva nuestra comida favorita y, sobre todo, satisface nuestros antojos nocturnos.

Ahora bien, solemos olvidar que es un electrodoméstico que requiere una limpieza constante, sobre todo el congelador. Al menos una vez en la vida, nuestra nevera se ha parecido a la nevera de un piso de estudiantes: un limón olvidado en la esquina, un yogur caducado y un táper misterioso que no nos atrevemos a abrir. 

Te estarás preguntando ¿y ahora qué? ¡No sé por dónde empezar! No desesperes, te explicamos a continuación como limpiar la nevera en solo 5 pasos

  1. La seguridad ante todo. Ponte guantes, desenchufa la nevera y vacíala por completo. Aprovecha este paso para deshacerte de esos alimentos que no aguantaron el inexorable paso del tiempo.
  2. ¡Ciao bacterias! Retira las estanterías, los cajones y las cubetas del interior y déjalas a remojo en el fregadero. No olvides poner el agua a máxima temperatura para eliminar todas las bacterias. Si no tienes un jabón específico para vajilla, puedes añadir un vaso de vinagre blanco o dos cucharadas de bicarbonato de sodio.
  3. Los detalles sí importan. Es muy importante limpiar las gomas y las juntas de la puerta siendo el lugar donde más se acumula la suciedad, especialmente el moho. Para ello, puedes usar un viejo cepillo de dientes mojado en lejía o incluso con la misma pasta de dientes. Te sorprenderá, la pasta dental es un excelente desinfectante y abrillantador. Aclara con una bayeta y agua caliente. Truco extra: una vez limpias, pasa un poco de talco por la gomas y el efecto durará más tiempo.

    toothbrush-571741_640


  4. Desinfectando. Tras extender una toalla vieja en el fondo de la nevera para recoger el agua sobrante, ha llegado la hora de limpiar el interior. Otra vez nos echará una mano el vinagre: con un estropajo suave, vamos retirando la suciedad a la vez que dejamos todo perfectamente desinfectado y listo para acoger nuevos deliciosos alimentos. En alternativa, es posible usar zumo de limón como detergente. De esta forma, evitaremos que el frigorífico se impregne con el olor de productos químicos.

     

  5. A veces el traje hace al hombre. Por último pero no menos importante es limpiar la nevera por fuera. Simplemente pasa una bayeta húmeda con un poquito de jabón de marsella. ¡Tu colección de imanes se verá espectacular!

¿Cómo organizo la nevera?

refrigerator-1619676_640

Ahora que tu nevera está reluciente y perfumada, es recomendable almacenar los alimentos correctamente. En la estantería más alta, coloca los productos lácteos y en el rellano del medio los quesos. Los cajones del fondo están pensados para guardar las verduras, previamente lavadas y escurridas. Consejos banales que sin embargo ayudan a ahorrar tiempo y dinero.


Haz tu propio ambientador casero

coffee-1209246_640

Un viejo truco para que la nevera no desprenda olores desagradable es colocar en el interior de tu frigorífico un pequeño recipiente con bicarbonato. Hoy te desvelamos otros trucos menos conocidos pero igualmente eficaces:

  • Cortar un limón por la mitad e incrusta clavos de olor. Los clavos absorberán los malos olores y además desprenderán una agradable fragancia por toda la cocina. 
  • Coloca una taza de café molido en un lugar cómodo del frigorífico. Este truco es perfecto también para los armarios.

Si te han parecido útiles nuestro consejos, ¡compártelos con tus amigos y familiares!

 

 

¡Comparte!